Federación Española de Clubes Privados de Fumadores

CÓDIGO DE AUTORREGULACIÓN

Mediante el presente Código de Autorregulación se pretende establecer los principios básicos que regirán el funcionamiento de los clubes de fumadores que quieran formar parte de la Federación Española de Clubes Privados de Fumadores (FECPF).

Este Código de Autorregulación nace como consecuencia de la aprobación de Ley 42 de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, que ha reformado la Ley 28/2005, más conocida como Ley Antitabaco. En dicha norma, se acotan los lugares públicos en los que se puede fumar aunque, atendiendo a la libertad individual, se permite la posibilidad de asociarse para disfrutar del tabaco, bajo determinadas condiciones, en establecimientos acondicionados para tal fin.

En dicho contexto se alzan diferentes voces que anticipan la proliferación de clubes privados de fumadores cuyo fin no sea sino el de burlar la Ley y salvar sus prohibiciones mediante lo que ha venido a llamarse falsos clubes. El objetivo de este Código es evitar que, bajo el normal ejercicio del derecho de asociación, puedan formar parte de la FECPF tales falsos Clubes, de suerte que la FECPF pueda gobernarse dignamente y con integridad frente a las administraciones públicas y frente a la sociedad en general, en la defensa de los principios de libertad que inspiran la existencia de la Disposición Adicional Novena de la citada Ley. Esto será posible porque la FECPF podrá sostener no sólo que sus miembros cumplen todos los requisitos legales, si no que interpretando estrictamente la norma, asumen compromisos incluso mayores que los que aquélla les exige.

Además, los miembros de la FECPF deben de fomentar ciertos principios relacionados con el buen fumar, como son: la convivencia y el respeto para con los no fumadores; el reconocimiento de los riesgos que implica el mal uso del tabaco, y la adopción de medidas para reducir esos riesgos; y a resultas de ambos principios el de no fomentar el consumo entre los no fumadores.

Se desea con todo ello generar un marchamo de calidad dentro de los Clubes de Fumadores, que justamente venga determinado por su pertenencia a la FECPF.

DECLARACIÓN DE PRINCIPIOS Y COMPROMISOS QUE ASUMEN LOS MIEMBROS DE LA FECPF:
La declaración de principios que se refieren a continuación se configura como un marco en el que los Clubes de Fumadores que lo suscriban habrán de desarrollar su actividad.

1.- SOMETIMIENTO A LA LEY Y LA ADMINISTRACIÓN.
Se asume el principio básico de respeto al contenido de la Disposición Adicional Novena de la Ley 42/2010 de medidas sanitarias frente al tabaquismo y reguladora de la venta, el suministro, el consumo y la publicidad de los productos del tabaco, que ha reformado la Ley 28/2005.

2.- PROTECCIÓN DE LOS MENORES.
La decisión de fumar debe ser personal y adoptada bajo el conocimiento y responsabilidad que se reconoce a la mayoría de edad. Por ello debe evitarse toda conducta que pueda fomentar en los menores el deseo de fumar.

Además de prohibirse la entrada a los menores de edad, los Clubes de Fumadores que suscriben este Código de Autorregulación se comprometen a fomentar entre sus asociados una actitud positiva para informar a los menores sobre las consecuencias perjudiciales del consumo de los productos derivados del tabaco, y a evitar que se asocie el consumo de dichos productos con la consecución del éxito social.

3.- CONSUMO MODERADO Y PREVENCIÓN DEL TABAQUISMO.
Los Clubes de Fumadores que suscriben este Código de Autorregulación se comprometen a fomentar entre sus socios el consumo moderado de los productos derivados del tabaco, y a evitar el consumo adictivo y dependiente y, por tanto, a colaborar con las administraciones públicas en acciones destinadas a la prevención del tabaquismo que no contravengan la naturaleza de los mismos Clubes.

4.- RESPETO A LOS NO FUMADORES.
Durante los periodos en que los socios se encuentren disfrutando del Club, no se permitirá la entrada ni el desempeño de ninguna actividad en la sede de los Clubes Privados de Fumadores a personas que no sean socias del Club en cuestión.

5.- DE LAS SEDES SOCIALES.
Las sedes sociales de los Clubes de Fumadores deberán situarse en lugares debidamente acondicionados para el desarrollo de la actividad. Se considerarán adecuados los que estén dotados de dispositivos de extracción de humos idóneos para asegurar la debida calidad del aire; además, deberán estar separados convenientemente de otros lugares en los que se desarrollen actividades ajenas al Club.

6.- DESVINCULACIÓN DE TERCEROS.
Los Clubes de Fumadores que suscriben este Código de Autorregulación deberán velar por que la toma de decisiones de sus órganos de gobierno se mantenga siempre al margen de intereses de terceros.

7.- ADQUISICION DE PRODUCTOS DERIVADOS DEL TABACO.
Los Clubes de Fumadores deberán adquirir los productos derivados del tabaco destinados al consumo de sus socios de acuerdo con la regulación contenida en la Ley 13/1998 de 4 de mayo, de Ordenación del Mercado de Tabacos.

Control de la efectiva aplicación del Código.
En aplicación del principio de buena fe que rige en nuestro ordenamiento jurídico, se presume que todos los Clubes de Fumadores debidamente constituidos que quieran formar parte de la FECPF estarán en disposición de cumplir los compromisos asumidos en este Código de Autorregulación. Esto no obstante, se establecerá un procedimiento para verificar dicho cumplimiento, de manera que cualquier tercero interesado pueda denunciar el más leve incumplimiento del Código. En tal caso, será la propia FECPF quien pueda imponer al Club afectado la sanción que corresponda, previo el expediente pertinente, que podrá llegar hasta su expulsión de la Federación.

cuanto tiempo
info del sector
ley 42/2010
como asociarse